Miguel Bernal Jiménez (Parte I)

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda Pérez, O.I.C.

“Miguel Bernal Jiménez”

(Parte I)

Miguel Bernal 2El pasado 16 de febrero de 2010 celebramos el centenario del nacimiento de un gran músico y compositor mexicano que dedicó gran parte de su vida artística a la composición, restauración y difusión de la música sacra.  Es una de esas figuras que admiro mucho, tanto por su excepcional musicalidad, como por su excelente formación litúrgica y su sensibilidad de lo “Divino”.  No quise dejar escapar esta ocasión de hablar aunque sea muy someramente de la vida y obra sacra de Miguel Bernal Jiménez precisamente ahora que celebramos su natalicio.  Así que comenzamos nuestra aventura sacro-musical de esta ocasión.

Recordemos primeramente algunos aspectos importantes de su vida.  Miguel Bernal Jiménez nació en Morelia, Michoacán el 16 de febrero de 1910.  A los siete años ya lo encontramos como niño cantor de la Catedral de su ciudad.  Gracias a una beca por parte del arzobispado de Morelia pudo estudiar en Roma, en el Instituto Pontificio, donde obtuvo 3 maestrías: Canto Gregoriano, Composición y Órgano, pero durante su estadía en la Ciudad Eterna pasó por muchas dificultades económicas para poder terminar sus estudios. Concluida su formación musical regresó a Morelia, en 1933 y a partir de entonces se dedicó de lleno a la música y asuntos relacionados con ella.  De hecho fue el primer organista litúrgico, perfectamente bien formado y preparado, de la Catedral de su natal Morelia.

En 1940 contrajo matrimonio con María Cristina Macouzet con quien tuvo 11 hijos.  Gracias a su esposa, a algunos de sus hijos y a la maestra Lorena Díaz Núñez, musicóloga del CENIDIM podemos contar con un archivo en el que están recopiladas y catalogadas la mayoría de sus obras.  En 1944 formó el coro de los “Niños Cantores de Morelia” y en 1945 fundó, con 30 socios más, el Conservatorio de las Rosas, igualmente en Morelia, Michoacán.  También le debemos la fundación de la revista sacro-musical “Schola Cantorum”, que al parecer ha sido la revista más longeva de nuestro país.  Escribió infinidad de artículos tanto para su revista como para otros medios de comunicación.  También realizó giras por Europa y América dirigiendo sus propias obras y visitando lugares de importancia musical.  En 1953 se trasladó a Nueva Orleáns, Estados Unidos, con parte de su familia, donde impartió clases en la Universidad de Loyola y posteriormente fue nombrado director de la Escuela de Música de dicha ciudad.  También fue director del coro de la Catedral de San Luis y del coro del Colegio del Sagrado Corazón y miembro del Comité Directivo de la Orquesta sinfónica de Nueva Orleáns.  Además, todavía se dio tiempo para mantener relaciones estrechas con algunos sus contemporáneos, entre ellos Carlos Chávez, Manuel María Ponce, Manuel Ponce Zavala, José Pablo Moncayo, Julián Carrillo, Jesús Estrada e Ignacio Mier Arriaga, pero sobretodo para componer un gran cantidad de música, sobre todo sacra.

Entre sus más de 250 obras hasta hoy catalogadas podemos encontrar música vocal, música para órgano, para piano, música para guitarra, para cuarteto de cuerdas, para conjunto de cámara, conciertos, ballets, óperas, música incidental y un largo etcétera.  Pero a pesar de su producción tan extensa, la mayoría de nosotros lo ubicamos como el compositor del “Cuarteto Virreinal” que es una sonata para cuerdas que tiene como tema principal la melodía mexicana popular de “La víbora de la mar” en el primer movimiento y “Naranja dulce, limón partido” en el segundo… ¿la recuerdan?  También hemos escuchado en una de las estaciones radiofónicas de música de concierto, en frecuencia modulada (Radio UNAM), el “Concertino para Órgano y orquesta” utilizado como rúbrica para abrir y cerrar las transmisiones de cada día de dicha estación.  A mi parecer es una de las obras para órgano y orquesta mejor logradas de su tiempo, tomando en cuenta que no hay mucho repertorio para esta dotación.

Continuará…

Artículo editado y publicado en www.clasicamexico.com, el 11 de agosto de 2008.

4 pensamientos en “Miguel Bernal Jiménez (Parte I)

  1. Prof.J.Angel Coria Generacion 1975-1986 dice:

    lo mejor de Don Miguel un hombre enamorado de Dios de la liturgia y la musica sacra Debe de estar alabandole ya eternamente a su creador junto con Don Romano picuti el Padre Marcelino Guisa don Ruben Valencia el gran Mtro.don Guillermo pinto Reyes y el Mtro.Rueben Valencia C. muy queridos y apreciados.Dios nos los guarde en su santo seno

  2. Julian Aguilera dice:

    Me da gusto poder contar con documentos como este, ya que yo siendo hijo de uno de los hijos de este gran musico, podemos conocer mucho de lo que logro.

    Saludos.

  3. gener dice:

    Hace 30 años escuché el Concertino para Órgano y Orquesta y nunca supe cómo se llamaba, ni su autor, hasta el día de hoy 12 de septiembre de 2010 que lo interpretaron por la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

  4. Ariadna Aguilera dice:

    Gracias Tio por tan hermoso legado !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s