“Motu Proprio” de San Pío X (Parte I)

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda Pérez, O.I.C.

“Motu Proprio” de San Pío X

(Parte I)

Había sido un ensayo pesado, pero el maestro Crisóstomo parecía contento y satisfecho con el trabajo realizado.  Hubo un receso y las monjas salieron a despejarse.

–         ¡Sor Filotea!, el Ave María que estamos estudiando, ¿quién lo compuso?

–         Un compositor llamado Jacob Arcadelt que vivió en el siglo XVI.

–         Y el Ave María de Schubert, ¿no te gusta?, porque…, nunca lo hemos cantado en misa.

–         Pues te diré Sor Escolástica, no es que no me guste, es por lo del Motu Proprio de Pío X.

–         No recuerdo que diga algo sobre la pieza.

–         No lo dice.  En realidad lo que contiene, y que es realmente importante, son las disposiciones sobre la música sagrada.

–         Pero ya tiene más de un siglo que fue promulgada, – intervino Sor Jerónima -, me parece que fue en 1903.

–         Sí, y todavía son vigentes muchas de sus disposiciones y sólo algunas fueron reformadas por el Concilio Vaticano II y por los Papas que vinieron después de ese acontecimiento.  Pero en gran parte, el documento permanece vigente.

La conversación pareció interesarles a las demás hermanas y estando ya reunidas en el salón retomaron el tema.

–         Sor Filotea, – se adelantó Sor Inesita a preguntar -, ¿qué es el Motu Proprio de Pío X?

escudo de armas Pio X–         Se le llama Motu Proprio al documento en el cual la autoridad, en este caso el Papa, comunica leyes y normas sobre alguna materia.  Es diferente a una Bula o a una Encíclica y su finalidad prácticamente es regular costumbres y usos…  El Motu Proprio de Pío X versa sobre la Música Sagrada.  En ella primeramente expone la situación y el motivo del documento y en su última parte se enumeran las disposiciones y normas.  Esto tiene una historia más complicada de lo que parece.  Si les parece bien se las cuento.

A las monjas les venía bien que Sor Filotea se pusiera a platicar: todas descansarían del canto mientras pasaban buenos momentos escuchándola.  Además, sabían muy bien que cuando Sor Filotea comenzaba a hablar no había poder humano que la hiciera callar.

–         En el año 1562 se clausuró el Concilio de Trento, que como todas sabemos reformó y estableció las formas de las celebraciones litúrgicas uniformes para todo el mundo católico.  La Liturgia de las Horas y la Misa tuvieron sus propios libros oficiales donde se unificaban todos los rezos y oraciones así como las formas y usos de las celebraciones.  Pío V decretó la publicación del Breviario Romano y del Misal Romano.  Más tarde, en 1577 Gregorio XIII ordenó la edición de un libro de Canto Llano de la Iglesia Romana de forma que se alcanzara la misma meta que se había alcanzado con la liturgia:  la uniformidad, cosa que no se logró del todo, además de que no tenía el peso normativo que el Breviario y el Misal.

–         Pero si ya estaba regulado el canto, ¿qué fue lo que sucedió para que San Pío X promulgara el Motu Proprio?, preguntó Sor Teodora.

–         Conforme fue pasando el tiempo sabemos que las mentalidades van cambiando y el progreso se va acelerando.  Hacia el final del siglo XVIII toda Europa estaba impregnada de nuevas visiones y posturas diferentes a los siglos anteriores.  La objetividad, la razón, la claridad, que se habían manifestado en el clasicismo ahora son sustituidas por la subjetividad, la sensibilidad, es decir por el Romanticismo.  En el ámbito musical se palpan perfectamente todos estos cambios:  la razón, las matemáticas, la objetividad es sustituida por piezas con mucha mayor expresión lírica y personal, subjetiva y estética.

–         O sea que los músicos se volvieron algo así como muy sentimentales ¿no?, interrumpió Sor Bernarda.

–         Exactamente, y la música sacra no se escapó de este influjo.  En las celebraciones litúrgicas era muy común escuchar ‘arias’ de

CB068241

ópera con la letra adaptada al culto sagrado.

–         ¡Ah! ya entendí… Por eso, en las bodas tocan como canto de entrada la marcha nupcial de Félix Mendelssohn.

–         En efecto.  Conforme fue pasando el tiempo los abusos iban en aumento.  A pesar de que en el siglo XIX algunos músicos, en su mayoría clérigos, buscaron retornar a las fuentes de la Edad media para recuperar el Canto Llano, aun este mismo canto se había contaminado de los usos y formas profanos…  (Continuará…)

Artículo publicado en www.clasicamexico.com, en Febrero, 2008.

Un pensamiento en ““Motu Proprio” de San Pío X (Parte I)

  1. Andres dice:

    Estimados.
    Valioso y muy interesante para saber como
    llegamos
    al desastre musical que estamos viviendo en la
    Sagrada Liturgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s