“La Música Sacra en el siglo XX: “Gloria in excelsis Deo” o “Réquiem aeternam dona ei, Dómine” (Parte IV)

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda Pérez, O.I.C.

La Música Sacra en el siglo XX: “Gloria in excelsis Deo” o “Réquiem aeternam dona ei, Dómine

(“Gloria a Dios en el Cielo” o “Dale, Señor, el descanso eterno”)

IV Parte de IV

Continuación

… El problema es serio y va tomando dimensiones impresionantes porque no se ha atacado esta “plaga” desde la raíz.  Habría que empezar por renovar, no los planes de formación que, en realidad, si se parecen a los de mi Orden, como es natural, son excelentes pero no pueden quedarse sólo en el papel.  Hay que trabajar desde arriba (obispos y sacerdotes), hasta los fieles (religiosos y laicos).  Estoy convencida de que estamos todavía a tiempo para poner en práctica todas las disposiciones, órdenes, recomendaciones, sugerencias, etcétera, que sobre la música sacra nos ha hecho el Magisterio desde hace muchos años, aunque ya sabemos que lamentablemente esta crisis, lo repito, está tomando dimensiones impresionantes.  Estamos en el camino perfecto para que la herencia y el tesoro que la Iglesia ha promovido y conservado durante cientos de años se vaya al sepulcro y con toda razón el cantemos el “Réquiem aeternam dona ei, Dómine”  (Dale, Señor el descanso eterno), aunque dudo que a estas alturas todos los feligreses sepan lo que es un ‘Requiem’.

El maestro José Antonio Robles Cahero, historiador e investigador titular del CENIDIM (Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez), del INBA, apunta muy atinadamente, desde su perspectiva de musicólogo, lo siguiente:

“… propongo las siguientes acciones como un medio plausible de tratar de cambiar y mejorar la situación antes descrita (y que también aquí estamos comentado):

… Promover y fortalecer la formación musical de los sacerdotes, así como la de los músicos que trabajan para la Iglesia, mediante talleres y clases especiales en los seminarios y escuelas de música sacra…  Propiciar la composición y la interpretación de una nueva música sacra, compuesta por los mejores compositores de México, que continúe dando esplendor al culto y a la liturgia.”

Como podemos observar, desde una u otra perspectiva (la sacra y la profana), es de opinión general que la base es la adecuada formación.  De todas formas, no hay que olvidar que actualmente se tienen algunas Comisiones y Escuelas de Música Sacra en México que están trabajando arduamente en este campo.  De hecho, anualmente se organizan encuentros y conferencias donde participan los responsables de la música y la liturgia de cada diócesis.  Pero no es suficiente.  En realidad todo va dirigido a los que tienen ya alguna experiencia en este campo y son sólo unos cuantos.  Hay una necesidad urgente de llegar a los párrocos, a los que viven cotidianamente esta difícil situación, a los no-expertos y los no-formados, y abordar temas muy concretos.  Así mismo, la formación musical en los seminarios y las casas religiosas debe abarcar por lo menos materias como éstas:

–       Canto llano y canto gregoriano

–       Polifonía

–       Historia de la música

–       La música en el Magisterio de la Iglesia

–       Liturgia Pre y Post-Conciliar

–       Solfeo

–       Órgano e instrumentos recomendados (por lo menos nociones)

–       etcétera.

Todas éstas como materias obligatorias y no opcionales como se da en la mayoría de los casos.  Es verdaderamente una pena encontrarse con padrecitos y monjitas que no saben ni siquiera lo mínimo para una digna y correcta celebración y que al tratar de dialogar con ellos se muestran indiferentes, apáticos y hasta molestos.  Se comprende que todos somos humanos, pero yo pienso que, estando ya en este lado de la trinchera, tenemos (y yo me incluyo) la inmensa responsabilidad de reflejar en todas nuestras acciones el amor y la misericordia del Dios en Quien nosotros creemos y proclamamos, y una de las expresiones más bellas para hacerlo es la vivencia de una Liturgia llena de belleza, arte y dignidad, (sólo son opiniones y puntos de vista).

Ojalá un día pudiera encontrar en los periódicos católicos algunos títulos parecidos a estos:

–       “Curso de Formación litúrgica y musical para todos los fieles”.

–       Taller: “Qué y qué no está permitido en la misa”

–       Foro: “La música sacra en las parroquias” (temas de reflexión).

–       “Cómo participar en una Misa cantada”

–       La Música sacra en la Iglesia: “Gloria in excelsis Deo o Réquiem aeternam dona ei, Dómine”

Y en los anuncios parroquiales algo así:

–       Ven y participa! “Curso de Formación Musical” ¡Grupos adecuados a tu edad! (Habrá dinámicas)

–       La Parroquia de San Cucufato te invita: “Concierto de Música Sacra” con Fulanita de Tal al órgano y la orquesta de la colonia, y el Padre Zutanito como director.  ¡No faltes!, ¡te esperamos! ¡Entrada libre!

Es como un sueño dorado ¿verdad?, pero no creo que sea imposible, sólo es cuestión de que nos pongamos las pilas y comencemos a aplicar debidamente y con responsabilidad las disposiciones del Magisterio para salvaguardar el tesoro y la herencia musical que la Iglesia tiene, cada uno desde su trinchera.

Termino con una frase de Miguel Bernal Jiménez que me gusta mucho y con la que suelo terminar mis colaboraciones: “En mi pecho arde un secreto anhelo, Señor, que mi canto sea agradable a Ti y también a los hombres”. O como el Motu Proprio de San Pío X: “… la música sagrada tiende a su mismo fin, el cual consiste en la gloria de Dios y en la santificación y edificación de los fieles”.

Artículo publicado en http://www.clasicamexico.com, en Agosto de 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s