“Benedetto Marcello”

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda Pérez, O.I.C.

“Benedetto Marcello”

De entre las obras más populares que se suelen programar en las salas de conciertos figura el 2º movimiento, Adagio, del Concierto para Oboe en Re menor de un compositor italiano de la época barroca: Alessandro Marcello.  Sin duda es una de las obras más poéticas que se han escrito en el siglo XVIII.  Por mucho tiempo se pensó que el compositor había sido el hermano de éste, Benedetto Marcello, pero gracias a las investigaciones que se han realizado en los últimos decenios, podemos afirmar sin lugar a dudas quién fue el verdadero compositor.  De cualquier forma en esta ocasión quiero referirme a éste último, Benedetto Marcello precisamente porque fue un organista virtuoso y gran compositor de música sacra.

Benedetto Marcello nació  en 1686 de noble familia.  Al parecer la educación artística constituía una gran tradición en el seno de los Marcello por lo que él, junto con sus hermanos Alesandro y Girolamo, cultivaron la música y la poesía, al igual que su padre, Agostini, que se dice era un excelente violinista y su madre Paolina Cappello que era pintora.  La educación en casa de los Marcello era estricta, casi rígida.  Se dice que Agostini exigía que sus hijos compusieran ocho o diez versos cada mañana y cada noche, algo que nos parecería exagerado, pero, era tal su exigencia, que no concedía ningún permiso si al solicitarlo, la petición no era formulada mediante versos.  Parece, sin embargo, muy raro que, al llegar Benedetto a los dieciséis o diecisiete años y descubrir su vocación por la música, su padre se opusiera tenazmente a hasta tal extremo de llegarle a quitar el papel pautado para evitar que su hijo compusiera.  Como es natural a esa edad Benedetto no respetó la prohibición de su padre y dedicó tres años de estudios musicales intensos.  Suponemos que la oposición paterna se debía a que las artes eran consideradas un ornamento y no una profesión.  Es por eso que Benedetto fue visto siempre como un aficionado ya que no obtenía ganancias de sus composiciones, a pesar de que sus conocimientos musicales eran superiores a los de cualquier profesional.

Después de haberse dedicado al estudio de la música tuvo que emprender una carrera administrativa, sobre todo porque era algo obligado para alguien como él que provenía de la nobleza.  Se dice que practicó la abogacía durante algún tiempo.  A los veinticinco años lo encontramos en Venecia, como magistrado, y en 1716 en el Supremo Consiglio dei Quaranta, donde permaneció por algo más de catorce años.  Es en este periodo en el que compuso la mayor parte de sus obras musicales de géneros muy diversos: Serenatas, Oratorios, Sonatas para flauta y para clavicémbalo, conciertos, composiciones polifónicas, y muchas obras más.  Una de las más importantes fue L’Estro poetico armonico, en el que aparecen entonados, a una o más voces con acompañamiento de instrumentos, los primeros cincuenta Salmos de la Biblia.  Son ocho volúmenes los que constituyen esta gran obra y aparecieron entre 1724 y 1727.  Se dice que Benedetto fue tras los indicios de cuantas tonadas antiguas de salmos originales pudo obtener de los hebreos contemporáneos suyos, que según estos afirmaban saber de boca de sus mayores y que aseguraban habían sido usados en el templo de Jerusalén.  Es muy poco probable, pero no dudamos de su buena voluntad.  A mi parecer, su intención no era únicamente reproducir las tonadas originales, sino sobre todo ofrecernos un modelo de interpretación del texto en forma de un recitativo intensamente dramático que ya se había utilizado en el siglo anterior y que en Venecia, ya fascinada por la ópera, había olvidado en su totalidad.

Como era de suponerse y después de tan rígida formación, Benedetto Marcello también dedicó un buen tiempo para escribir versos, ya sea de carácter amoroso como el titulado Diantre Sarceo, o ya sea de carácter sacro, como por ejemplo, la colección de Sonetti a Dio, de 1731.

Hacia 1725 encontramos a Benedetti Marcello en Roma como maestro de la Accademia dell’Arcadia y aquel mismo año, su Serenata de cantarsi per uso i scena se representó en Viena con ocasión del cumpleaños del emperador Carlos VI.  En 1728 se casó con Rosanna Scalfi, una mujer del pueblo, y mantuvo en secreto el matrimonio para no contravenir la costumbre que prohibía semejantes uniones.  Fue entonces que le ocurrió un incidente que marcó un parte-aguas en su vida:  mientras se encontraba en la iglesia de los Santos Apóstoles, la losa de un sepulcro cedió y él cayó hasta media pierna en la tumba.  Benedetto consideró este suceso como una premonición de la Providencia que lo advertía de próxima muerte y lo llamaba a regresar a la fe.  Se dice que a partir de entonces, se volvió muy escrupuloso y timorato hasta el punto abstenerse de componer música y fue presa de auténticas crisis de “misticismo”, que era algo muy en boga en la gente “piadosita” del siglo XVIII.  En compensación se dedicó a escribir un poema bastante amplio acerca de la Redención.  Sin duda es bello pero no ofrece nada nuevo a la fe y al dogma cristiano.

En 1730 fue nombrado abastecedor de Venecia y permaneció en el cargo unos siete años.  ¡Todo un político!  Con toda razón se le consideraba un aficionado a la música y no un gran maestro como hoy se le puede admirar.  Murió en Brescia, donde fungía como camarlengo, el año 1739, a los cincuenta y tres años.  Además de sus grandes aportaciones para teclado (órgano y clavecín), podemos considerar a Benedetto Marcello como el músico que más contribuyó para la consolidación de la Sonata da Chiesa o Sonata de Iglesia.  Este tipo de obras rompe con la tradicional estructura de la sonata a tres partes ya que se añade un cuarto movimiento, quedando la estructura lento-rápido-lento-rápido.  Las sonatas de Iglesia de Benedetto Marcello son de una belleza única y aunque ya no se ejecutan en la liturgia cristiana todavía elevan el espíritu del oyente, y es en realidad el fin para el que fueron compuestas…

Artículo publicado en www.clasicamexico.com, el 8 de junio de 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s