“El canto y la música sagrada o litúrgica: Finalidad de la plegaria cantada”

Ésta es una de las conferencias que dio el R.P. Luis Javier Sáenz Naranjo con motivo del Encuentro Nacional de Comisiones y provinciales de Pastoral Litúrgica en San Juan de los Lagos, Jalisco, México.  Me pareció oportuno transcribir aquí la última de tres partes por ser un aspecto que no se le da mucha importancia:

El canto y la música sagrada o litúrgica

Su evolución. Su Reflexión.

Pbro. Luis Javier Sáenz Naranjo


TERCERA Y ÚLTIMA PARTE

Finalidad de la plegaria cantada.

Se debe comenzar reflexionando sobre las cualidades que posee la plegaria cantada. Me parece necesario dejar antes bien asentado cuál es el fin por el cual la música ha sido incorporada a la liturgia y ha sido puesta no sólo como sierva, adorno o como simple “accesorio litúrgico”. Es importante ver por qué la música ha llegado a tener con todo derecho un cargo ministerial.

San Agustín ve en la música un medio estimulante de nuestra flaqueza y un auxilio de la cortedad de nuestros vuelos: “como a través de nuestra escucha atenta (de las melodías), nuestro ánimo se afecta y surgen de él sentimientos piadosos”. Nos enseña el Obispo de Hipona a gustar de la bondad que acerca la música al alma: “Dios, a la manera de médico que pone miel en los bordes de los vasos que contienen la amarga pero saludable medicina nos da sus palabras mezcladas con las suaves modulaciones y cantilenas; y, de esta suerte, aun aquellos que apenas son capaces de retener las verdades santas, cantando salmos en casa y en el campo, y en todas partes, se van instruyendo insensiblemente. El canto de los Salmos une los corazones por la concordia de voces, recrea los ánimos, engrandece y decora las solemnidades, causa cierta dulce tristeza, y hasta los corazones más empedernidos arranca lágrimas” (San Agustín Prólogo de las Enarrationes, edición de los Maurinos)

Santo Tomás de Aquino, nos hace también una presentación maravillosa sobre la finalidad de la música. Dice él “la alabanza vocal es necesaria para mover el corazón del hombre y elevarlo a Dios. Todo aquello que sea útil para conseguir este fin tiene cabida en las alabanzas divinas”.

¿Tendrá, realmente el canto, esa potencia divina como para mover los corazones humanos a Dios? Admirablemente san Agustín decía: “Todos los efectos de nuestro espíritu se ven estimulados por la dulce variedad de las modulaciones propias que se utilizan cotidianamente  al hablar y al cantar,…..”. Inspirado en esto, Santo Tomás señala:” Y por consiguiente, dice, fue determinado sabiamente que los cantos se emplearan en las divinas alabanzas para que los espíritus enfermos se sintieran inclinados a la devoción”.

Si se canta “para excitar la devoción”, los cantores se fijan más en las palabras que en el canto, resultando aquellas mucho más sabrosas al espíritu que las simple plegaria, porque hay más tiempo de considerarlas atentamente, y porque los efectos se despiertan con la voz y el canto.

Resulta también de capital importancia detenernos a recordar el aporte dado por San Pío X en relación al tema de la Finalidad de la Música Sagrada. Él viene a ser el parte-aguas de aquella situación tan lamentable de la música de Iglesia, que tuvo lugar especialmente a finales del siglo XIX, en donde el ambiente teatral en el tema de la música, había invadido el ambiente sagrada de la liturgia, tanto en estilo como en forma.

San Pío X, con ejemplar valor, hizo frente al desorden que auguraba un gran envilecimiento del tesoro musical sagrado, heredado por los siglos. El Papa afirma en el decreto que escribió, incluso antes de ser sumo Pontífice:”Según la doctrina de los Padres de la Iglesia, cánones de los Concilios, Bulas de los Papas, Decretos de la sagrada Congregación y por la misma naturaleza del asunto, la Santa Iglesia sólo admite en la Liturgia el canto y la música que responda plenamente al fin general de la misma Liturgia la gloria de Dios y la salvación de los fieles”. Además agrega el Papa:”La música contribuye a aumentar el decoro y esplendor de las solemnidades religiosas, y así como su oficio principal consiste en revestir de adecuadas melodías el texto litúrgico que se propone a la consideración de los fieles, de igual manera su propio fin consiste en añadir mayor eficacia al texto mismo, para que por tal medio se excite más la devoción de los fieles y se preparen mejor a recibir los frutos de la gracia, propia de la celebración de los sagrados ministerios”(Tra le Sollicitudine.art.112).

Por supuesto que en esta intención de hacer notar los acontecimientos importantes de la historia más reciente que aportaron alguna idea sobre el fin de la música sagrada, no podía faltar la Constitución del Vaticano II. Ésta señala tres fines fundamentales: a) expresar con mayor delicadeza la oración, b) fomentar la unanimidad, c) enriquecer de mayor solemnidad los ritos sagrados.

Después de revisar los momentos importantes de la historia de la música sagrada pudiéramos afirmar que el fin por el que la música fue admitida en la Liturgia, lo mismo en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, lo mismo por los Santos Padres como en nuestros tiempos, ha sido y será siempre la gloria de Dios y la santificación de los fieles. De este principio nacen las leyes de la música sacra y litúrgica en el culto divino y es razón de la competencia exclusiva de la autoridad eclesiástica en la materia, (Romita Florencio, Musicae sacrae, p 150).A cada grupo coral, a cada músico en concreto, le tocará poner los medios necesarios para que en la práctica, se alcance este objetivo que rige para la Iglesia Universal.

Un pensamiento en ““El canto y la música sagrada o litúrgica: Finalidad de la plegaria cantada”

  1. Porfirio Rodriguez Grimaldo dice:

    Por que si se mencionan 3 fines fundamentales al utilizar la musica sacra, en comunidades como San Lorenzo Totolinga en Naucalpan Estado de Mexico el sacerdote permite que la musica que se utiliza para la sagrada misa sea como de rock con guitarra electrica,bateria, etc., que lo unico que logran es distraer al feligres de lo importante, que es la celebracion liturgica y todavia el obispo lo permita, esto deveras que desconcierta por lo escandaloso de la musica y le quita lo sacro y lo convierte en un evento de tipo teatral. Ojala que deveras DIOS este contento con estas profanaciones a su templo (Mi casa sera llamada casa de oracion)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s