“Cuaresma, camino hacia la Pascua del Señor”

Imagen

Del 4 al 8 de febrero se llevó a cabo el XXXV Congreso Nacional de Música Litúrgica organizado por la Dimensión Episcopal de Música Litúrgica de México, DEMUSLI, y tuvo como tema principal: “El Espíritu de la Música Litúrgica en la Cuaresma”.  Se desarrolló en la Diócesis de Tlaxcala, en la Casa Fray Julián Garcés y el Seminario de la Diócesis de Tlaxcala, así como en la Iglesia Catedral de Tlaxcala, el Instituto Diocesano de Música Juan Pablo II y la Parroquia de San Pablo Apetatitlán.

Les comparto una síntesis que realicé de la primera Conferencia, cuyo tema fue: “Cuaresma, camino hacia la Pascua” y que fue presentada por el Pbro. Lic. Miguel de Manuel Camín Garnica de la Arquidiócesis Primada de México.

 Espero les sea de utilidad.  Más adelante les compartiré otros temas expuestos también en este XXXV Congreso de Música Litúrgica.  La reseña se la dejo al Mtro. Rogelio Vázquez que amablemente nos la compartirá en las semanas siguientes.

Imagen

 “Cuaresma, camino hacia la Pascua”

  • La Cuaresma es el camino específico hacia la Pascua.
  • Todos somos herederos de un concepto de cuaresma, heredado sobretodo de tradición familiar y sociocultural.
  • Tal pareciera que el Año Litúrgico es el gran desconocido: todo se reduce a cuestiones superficiales o circunstanciales, tales como colores u oraciones específicas.
  • Hay que hacer un esfuerzo por entrar en el ámbito del Año Litúrgico con un espíritu renovado.
  • La Cuaresma es importante siempre en relación con la Pascua.
  • El Año Litúrgico se debe plantear con la Pascua en el centro y culminación del tiempo litúrgico.  El centro de todo el Año Litúrgico es el Triduo Pascual: Muerte, Descanso y Resurrección del Señor.  Todo este triduo es introducido con la Cena del Señor y se prolonga a través de los cincuenta días después de la Resurrección.
  • Cuando celebramos el Triduo Pascual estamos celebrando el cumplimiento y la plenitud del Año Litúrgico.
  • ¿Qué es la Cuaresma?  Es el tiempo de preparación para celebrar el misterio pascual.  Es un tiempo fuerte de escucha de la Palabra de Dios y de oración.  Es una etapa de profundización de los compromisos bautismales.  Es hacer un especial relieve de la Liturgia y de la exégesis catequética.  Es tiempo de ayuno y de penitencia pero con el fin de prepararse para la Pascua.
  • La palabra clave para entender la Cuaresma es: Preparación.  Es día de ayuno como forma de dar culto a Dios heredado de las antiguas tradiciones cristianas.  Como signo de este culto a Dios, es también la ceniza.
  • Los domingos son días de mucha importancia por lo que tienen su connotación especial.
  • La Misa Crismal es una de las grandes novedades del Concilio Vaticano II y que también se inscribe dentro de toda la preparación para la Pascua.
  • El Misal Romano y la Liturgia de las Horas en sus ediciones actuales y renovadas nos ofrecen una gran riqueza y estructura para la Cuaresma como preparación para la Pascua.
  • En la Cuaresma se tiene que enfatizar mucho la homilía, la predicación, los Ejercicios Espirituales, las celebraciones penitenciales.  (Se recomienda la diaria predicación, CdIC).
  • Hay siempre que destacar el aspecto austero de la Cuaresma.
  • Los cantos siempre deben ser conforme al espíritu del tiempo.  La fuente de inspiración será siempre el Misal Romano y la Liturgia de las Horas.
  • Se debe también revalorizar la importancia y la riqueza de los ejercicios de la piedad popular.
  • La cuaresma es una opción por las realidades que son verdaderamente importantes.  Los cuarenta días deben ser un espacio propicio para la Liturgia y su interrelación con la piedad popular.
  • La Cuaresma es un camino de luz que nos conduce directamente a la celebración Pascual.  La Cuaresma no es una unidad en sí misma aunque sí podemos dividirla en varias fases.
  • Así como colocamos ceniza en nuestras cabezas al inicio de la Cuaresma, se derrama agua sobre nuestras cabezas en la Resurrección del Señor.
  • La Cuaresma debe ser entendida, celebrada y vivida como un sacramento, es decir como un signo que representa la acción operante de Cristo, la anamnesis del misterio de Cristo.  La cuaresma es sacramento porque expresa una acción salvífica.
  • La cuaresma nos debe llevar a una unión con Cristo para una vivencia plena de la Resurrección.  Todos debemos ser catecúmenos en el sentido de que debemos renovar nuestra fe.  La Cuaresma nos ayuda en este esfuerzo y rehacer nuestro camino bautismal.
  • La cuaresma debe ser expresión de la oración de la Iglesia, imitando a Cristo en su oración con el Padre.  También la limosna es una expresión de la caridad y el ayuno una expresión de la mortificación.
  • Toda nuestra cuaresma debe ser cristocéntrica, es decir, nos debe tener con la mirada puesta en Cristo que asciende a Jerusalén.  Nos permite ser testigos de la muerte del Señor y sobretodo de su resurrección.
  • El ciclo A es el prototipo de lecturas específicas de la Cuaresma.
  • ¿Qué hacer en la Cuaresma?  La Cuaresma está dividida en cuatro fases:
  1. La Introducción a la Cuaresma:  La cuaresma inicia el primer domingo de Cuaresma.  El preámbulo es la ceniza.  Hay que tener en cuenta que todos los ciclos litúrgicos empiezan en domingo.
  2. El Inicio de la Cuaresma:  El Domingo I de Cuaresma y su prolongación al Domingo II.
  3. Desarrollo: del Domingo III hasta el Domingo V.
  4. Los días santos desde el Domingo de Ramos hasta el jueves santo a la hora de nona.
  • En la cuaresma se presentan los grandes acontecimientos de la historia de la salvación porque entramos en la dinámica del proyecto de Dios.
  • Los salmos, sobre todo los penitenciales, son esenciales en el vivir cuaresmal, además de ser material excelente para la composición de cantos cuaresmales.
  • La cuaresma es un camino de fe y de conversión a Cristo.  La escucha de la Palabra de Dios (Lectio Divina) es fundamental.
  • Un gran signo que siempre hay que destacar es la Cruz.  También la austeridad es un elemento pedagógico muy importante.
  • La figura de la Virgen María se nos presenta como escondida y silenciosa para con su Hijo, camino de la cruz, la que peregrinó en la fe.

CONCLUSIÓN

(Esta conclusión está tomada textualmente del texto que proporcionó el P. Camín al terminar la conferencia)

Hemos recorrido un tiempo litúrgico muy rico y amplio.  Esto apenas es un acercamiento; hay mucho en qué profundizar.  Que sea parte la propia vivencia del Año Litúrgico que cada uno debemos tener, para que éste deje de ser desconocido y nos hable al corazón con la gran riqueza de contenidos que tiene, de manera que la praxis celebrativa concuerde con el espíritu de la Iglesia con el que quiere que sea celebrado el año Litúrgico.

El Año de la Fe nos ayude por medio de la Cuaresma a cumplir lo que dice el Papa Benedicto XVI en Porta Fidei No. 7: “La fe sólo crece y se fortalece creyendo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s