Diccionario de Términos Musicales

En esta página se publicarán todos los términos que vayan apareciendo en la página principal de este blog.

A cappella: Nombre dado a las composiciones para varias voces (polifónicas) ejecutadas sin acompañamiento instrumental. En sus orígenes se cantaban en las capillas (“capelle”, en italiano) durante la liturgia. Los compositores francoflamencos y ,en Italia, Palestrina llevaron este género a muy altos niveles.

Acento:  Intensificación dada a un sonido o a un conjunto de sonidos para que adquieran mayor relieve rítmico y expresivo.

Acompañamiento: Componente de un fragmento musical subordinado a la parte principal y que sirve para potenciarla, darle relieve y vitalidad rítmica expresiva, subrayar la línea melódica y proporcionarle un sostén armónico.

Acorde: Reunión simultánea de más de dos sonidos, superponiendo terceras ya sean mayores o menores.  La disciplina que estudia la naturaleza y las características de los acordes y sus respectivas relaciones se llama ‘armonía’.

Aleluya: En hebreo significa ‘alabad a Yahvé’. En el rito cristiano es una exclamación de gozo. Su última vocal da pie para una larga vocalización del solista. En la liturgia gregoriana se fijó el Aleluya en una estructura caracterizada por un comienzo sobre la palabra, una gran vocalización sobre la vocal final, un versículo intercalado y la repetición de la vocalización.

Alemanda o Alemana: Danza de origen probablemente germano, de carácter procesional, en tiempo par, de modulación moderada.   En la época de Bach y de Vivaldi pasó a formar parte de la suite, de la partita y de la sonata de cámara.

Antífona:  Forma vocal litúrgica de la antigua iglesia cristiana que, en general, se ejecuta por coros alternos.  La antífona fue usada especialmente en las partes más importantes de la misa y del oficio divino.

Arpegio:  Modo de ejecutar un acorde tocando las notas en sucesión, a menudo en orden ascendente.  Se adoptó el arpegio a partir del siglo XVII, especialmente en el acompañamiento clavecinista del recitativo.  Se practicó también en la música barroca para clavecín.

Bajo continuo: La parte más grave de una composición sobre la cual los instrumentos idóneos (órgano, clavecín, chitarrone, violoncelo, contrabajo, etc.), realizaban los acordes adecuados (la armonía), para sostener la melodía del fragmento.  Esta técnica fue muy usada durante el período barroco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s