Obra Sacra de Miguel Bernal Jiménez (Parte I)

El pasado 25, 26 y 27 de noviembre se llevó a cabo el Primer Coloquio sobre Miguel Bernal Jiménez, en el marco del Festival de Música de Morelia.  Entre las diversas actividades que se realizaron, me invitaron a dar una ponencia el jueves 27 y mi tema fue: La Obra Sacra de Miguel Bernal Jiménez.  Les ofrezco a continuación, en cinco entregas, la ponencia íntegra para que puedan leerla, comentarla, criticarla, etc.  Espero les guste.

Miguel Bernal Jiménez Cartel

Obra Sacra de Miguel Bernal Jiménez

Sor Beatriz Alceda, O.I.C.

Inicio mi participación pidiendo me disculpen por no hacerla personalmente. Asuntos propios de mi vida monástica me impidieron venir a este coloquio sobre uno de mis músicos más entrañables. Sé que el maestro Rogelio Vázquez hará mis veces y les transmitirá fielmente mis palabras.   En realidad no vengo a exponerles nada nuevo. Me invitaron a participar en un coloquio y al amparo de esta palabra sólo quiero compartirles algunos puntos de vista que tal vez para muchos no son del todo importantes al abordar las obras de Miguel Bernal Jiménez. Los estudios concienzudos los han hecho muchos y con admirables resultados. Seguramente habrá otros más que nos entreguen muchos más datos que vayan arrojando sus múltiples investigaciones. Sin embargo, el propósito de mi ponencia es abordar las obras, sobre todo las obras sacras, desde otra perspectiva, que tal vez para los no–creyentes sea un poco difícil de comprender: la percepción de la de un hombre de fe. No me es posible imaginar a Miguel Bernal Jiménez componiendo una Misa o un Te Deum sin dejar que interiormente se fueran moviendo las fibras íntimas de una sensibilidad religiosa exquisitamente delicada. Asomarse a cada acorde de su obra sacra, ya se trate de un ‘In simplicitate cordis’ de su colección de Catedral hasta su majestuoso Te Deum jubilar… toda su obra sacra nos habla de alguien que se atrevió a buscar a Dios más allá de las realidades temporales y lo encontró en la belleza, en la nobleza y en la majestuosidad que sólo la música puede expresar con palabras mudas y con silencios sonoros.

Miguel Bernal Jiménez: Un músico ‘nacido para cantar las alabanzas’ del Señor.

No voy a hacer una semblanza biográfica de Miguel Bernal Jiménez, sabiendo de antemano que los presentes conocen perfectamente su vida y obra. Sin embargo sí voy a exponer algunos episodios, por lo menos los más importantes, de la vida del maestro Bernal que lo fueron encaminando a lo que después sería para él hacia su gran vocación: el músico de iglesia.

Sabemos que desde su infancia, Miguel Bernal ingresó al Orfeón Pío X en 1920 y tuvo como maestros a Ignacio Mier Arriaga, Felipe Aguilera y por supuesto el Padre José María Villaseñor que será quién más influirá en todos los aspectos en la vida musical del maestro Bernal. ¿Qué hacían en las reuniones del Orfeón Pío X? Preparar a los niños y jóvenes para las diversas celebraciones litúrgicas y no litúrgicas de la ciudad sobre todo en el aspecto musical. Más tarde esta pequeña escuela fue declarada formalmente como Escuela Oficial de Música Sagrada de la Arquidiócesis de Michoacán en la que se impartían diversas materias además de las propias musicales.

En 1924, el joven Miguel Bernal con catorce años, ya cuenta con un premio en composición y de esa época se tienen catalogadas su primeras obras de carácter formal y que se cantaron por primera vez en la Catedral de Morelia: ‘Ave gratia plena’ y ‘Regina Coeli’ (I), ambas obras para dos voces iguales y órgano. Estos primeros acercamientos de Miguel Bernal Jiménez fueron decisivos en su carrera musical. Si la base de una sociedad justa, trabajadora y solidaria está en la educación desde sus primeras etapas, no cabe duda que los valores más nobles del hombre son resultado de un cultivo arduo y perseverante de las artes. Ellas marcan nuestra existencia y nos dan la posibilidad de transmitir todo aquello que el lenguaje coloquial y cotidiano no es capaz de hacer. La obra de Miguel Bernal Jiménez trasluce aquellas primeras experiencias infantiles y juveniles en el coro de infantes, en la escuela de música sagrada… Es muy probable que precisamente los sentimientos profundos de aquella primera piedad, ingenua e infantil, del pequeño Miguel se traslucieran en sus primeras composiciones justamente dedicadas a la Madre de Dios, la Virgen María.

La Música Sacra en tiempos de Miguel Bernal Jiménez.

Hay una serie de aspectos que me gustaría puntualizar antes de continuar con este breve recorrido de la obra sacra de Miguel Bernal Jiménez y que más adelante nos ayudarán a entender su postura como músico de iglesia. El siglo XIX va a pasar a la historia, a mi juicio, como un siglo oscuro en cuanto a la música sacra se refiere. La música que se cantó con gran esplendor en iglesias y catedrales los dos siglos anteriores, comienza ya desde finales del siglo XVIII un fuerte proceso de decadencia. Es de todos sabido que la ópera estaba pasando por sus mejores momentos y se reflejaba en todos los ámbitos de la vida social de aquella época. La Iglesia no escapó a su influjo y era muy común ver y escuchar casi los mismos espectáculos en los teatros que en los templos a excepción de los textos que variaba según el lugar. Dadas las circunstancias un pequeño grupo de monjes y clérigos inconformes comenzó un movimiento de restauración de la música sacra que culminó con el ya muy famoso Motu Proprio del Papa San Pío X, promulgado en 1903. En él encontramos las nuevas directrices para la composición e interpretación del Repertorio Sacro para la Iglesia. Ha sido uno de los documentos más importantes que se ha escrito sobre la Música Sacra y de él se derivan todos los demás, incluyendo las disposiciones del Concilio Vaticano II en su Sacrosanctum Concilium y documentos posteriores. Es en este clima de una incipiente primavera musical de la Iglesia en que se van desarrollando los primeros años de Miguel Bernal. Sin embargo, este pequeño resumen del proceso de restauración pasó por un sinnúmero de vicisitudes y escollos para que pudiera no sólo promulgarse sino y sobre todo ponerse en práctica. Desde los primeros años de papado, hasta la muerte del Papa San Pío X hay un esfuerzo extenuante por restaurar la música que se interpreta en las Iglesias de Italia y Europa principalmente. Nuestro continente, y más específicamente nuestro país, se sumó a la tarea un poco más tarde pero con resistencias similares. Es en este momento que surgen las primeras composiciones de Miguel Bernal, que como les acabo de comentar, van de acuerdo a la época pero con los aires de la incipiente restauración. El tema lo retomaremos más adelante, cuando abordemos las vicisitudes del maestro Bernal por una reivindicación del músico de iglesia y en sus aportaciones a la Liturgia de su tiempo y a la Liturgia actual.

Acercamiento ‘afortunado’ de a la Música Sacra.

Los primeros decenios del siglo XX, como recordarán, estuvieron marcados por una fuerte persecución religiosa liderada por Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles principalmente. En palabras del R. P. Xavier Cacho Vázquez, S. J., “el año de 1927 fue un año calificable como ‘martirial’ por los abundantes fusilamientos y ahorcamientos de sacerdotes y laicos, a causa de su confesión de fe, expresada en el grito de ‘Viva Cristo Rey’” (Cacho, 2010: 272). El estado de Michoacán no escapó de esta tragedia. Sin embargo, las actividades musicales en Morelia continuaron junto con movimientos de protesta y reducción a la clandestinidad. En esta dura etapa del México ‘Post-Revolucionario’, Miguel Bernal no permanece indiferente: compone ‘Al amigo fiel’ y ‘Assumpta est Maria’ a la vez que “de forma clandestina lleva la eucaristía a enfermos y monjas, para que comulguen por su propia mano”, nos dice la maestra Lorena Díaz. Está claro que somos hijos de nuestro tiempo. Todos estamos sujetos a la historia que conjuntamente vamos escribiendo, casi increíblemente de forma cíclica aunque no repitamos exactamente las mismas acciones. Estamos condicionados por nuestro entorno a la vez que fluyen en nuestro interior toda nuestra organización genética que es resultado de otras organizaciones. Miguel Bernal Jiménez fue, al igual que nosotros, hijo de uno de los siglos más turbulentos de la historia pero que aprendió a extraer la sustancia de lo meramente valioso y trascendental que es la vida misma. Las composiciones de estos años, demuestran un corazón que pone su confianza en Dios y que no encuentra otra forma de manifestarle su firmeza de fe más que en la composición. Tal vez en conjunto con otras obras no haya mucha diferencia de estilo o en los textos. Ante un escenario tan desolador busca aferrarse a Aquél que es capaz de cambiar el curso de la historia. Es un recurso necesario para no sucumbir interiormente ante la posibilidad de la muerte y la incertidumbre del sin-sentido de este mundo. Y justo es en este punto en que sostengo que el acercamiento de Miguel Bernal Jiménez a la Música Sacra fue de lo más afortunado. Tal vez sin alguna de estas condicionantes: el catolicismo arraigado, las actividades musicales y litúrgicas del Orfeón Pío X, la relación estrecha con el Padre José María Villaseñor, la persecución religiosa, su inclinación a la piedad y sobre todo sus grandes dotes musicales… no hubiera sido posible contarlo como uno de los músicos mexicanos más importantes por lo menos del siglo XX…

(Continuará…)

Curso-Taller de Liturgia y Música: Fotos

Aquí les comparto fotos de algunos momentos del Curso-Taller que di sobre Liturgia y Música a las hermanas de la Unión de Contemplativas de la Arquidiócesis de México, del 12 al 16 de mayo de 2014.  Se llevó a cabo en los diversos espacios de la Iglesia Alemana del Espíritu Santo y en la Parroquia de Santa Rosa de Lima en su último día.

Imagen

 

 

Imagen

Imagen

 

Imagen

 

El tema de estudio-práctica fue la Liturgia de las Horas y se fue desarrollando de la siguiente forma:

9:00 Llegada y preparación del canto de la Hora Intermedia.

9:40 Hora Intermedia: Tercia

10:00 – 11:00 Estudio de la Ordenación General de la Liturgia de las Horas.

11:00 – 11:20 Descanso.

11:20 – 12:30 Técnicas de respiración, vocalización y canto, tanto llano como polifónico.

12:30  Regina Coeli.

12:40 – 2:00  Dos grupos: Principios básicos de solfeo y Principios básicos de armonía.

2:00 – 3:00 Comida.

3:00 – 4:15  Tema: Orar con los salmos (Conocer, Comprender, Celebrar y Vivir los Salmos).

Más adelante les compartiré algo del material que se proporcionó durante el Curso-Taller.

 

Imagen

El grupo de cursillistas con nuestro Vicario Episcopal para la Vida Consagrada, Fray David Díaz Corrales.

 

 

 logotipo 2013 tif 3

Unión de Contemplativas de la Arquidiócesis de México

Comisión de Música y Liturgia

Convocatoria

Curso – Taller de Liturgia y Música

12 – 16 de mayo de 2014

 

R.R. M.M. Abadesas y Hermanas todas de los diversos Monasterios de Vida Contemplativa:

Me es grato saludarlas y desearles que la paz de Cristo esté siempre en ustedes y en su comunidad.  El motivo de la presente es para comunicarles lo siguiente:

Por cuarto año consecutivo, la Unión de Contemplativas de la Arquidiócesis de México, a través de su Comisión de Música y Liturgia de la UCAM, CONVOCA a todas las Hermanas de los diversos Monasterios al Curso – Taller de Liturgia y Música, del 12 al 16 de mayo de 2014, que se llevará a cabo en la Iglesia Alemana del Espíritu Santo, ubicada en Botticelli No. 74,  esq., con Patriotismo, Mixcoac.

El tema principal de este Curso–Taller será:

 La Liturgia de las Horas

 Para desarrollar este tema se abordarán las siguientes materias:

  • Ordenación General de la Liturgia de las Horas. (Importancia, Horas Litúrgicas, Elementos y Ritos).
  • Orar y Cantar los Salmos
  • Características de la música en la Liturgia de las Horas (Repertorio Litúrgico).
  • Principios básicos de solfeo y canto.
  • Principios básicos de la Salmodia cantada o entonada.
  • El Salmo Responsorial en la Eucaristía.

Para cumplir con el objetivo del Curso–Taller y para favorecer el aprendizaje de las materias les ofrezco las siguientes herramientas que ayudarán al mejor desempeño litúrgico–musical de las participantes en sus diversas comunidades:

  • Conferencias.
  • Prácticas de las diversas opciones propuestas en la OGLH para el canto de las Horas Litúrgicas.
  • Formas de orar y cantar los salmos
  • Prácticas de las diversas fórmulas salmódicas (modales y tonales).
  • Técnicas de respiración y vocalización.
  • Prácticas de solfeo y canto en coro.

 

La Cuota de recuperación del Curso–Taller es de $300.00 (trescientos pesos), por hermana. Esta cuota incluye el material sobre el que se trabajará  y se entregará el mismo día del inicio de Curso–Taller (lunes 12 de mayo).  Por cuestiones estratégicas, favor de inscribirse antes del 8 de mayo, mandando un correo electrónico a: sorbeatrizalceda@hotmail.com , con los siguientes datos:

 

Nombre:_________________________________

Monasterio: ______________________________

Orden: __________________________________
Dirección: _______________________________
Teléfono: ________________________________
E-mail: __________________________________

 

EL CURSO–TALLER  ES PARA TODAS LAS HERMANAS, TENGAN O NO CONOCIMIENTOS O NOCIONES DE MÚSICA.  En la medida de lo posible sería conveniente que pudieran asistir las más que se puedan de cada comunidad para que aprovechen al máximo todas las herramientas que se les van a proporcionar para dignificar y ennoblecer las celebraciones litúrgicas de nuestras comunidades.

Si necesitan mayor información no duden en comunicarse conmigo o con la Madre Guadalupe Labarthe.

Segura de contar con su asistencia y en espera de verlas pronto me despido de ustedes, asegurándoles mis oraciones y encomendándome a las suyas.

Fraternalmente,

Sor Beatriz Alceda, O.I.C.

Coordinadora de la Comisión de Música y Liturgia de la UCAM

Carretera San Pablo No. 685, La Cañada, Santiago Tepalcatlalpan, 16310 Xochimilco, México, D.F.

Tel: 2156 – 3402

e-mail: sorbeatrizalceda@hotmail.com

 

Curso-Taller de Liturgia y Música, 2014

XXXVI Congreso Nacional de Música Litúrgica, 2014

 Imagen

LA DIMENSIÓN DE MÚSICA LITÚRGICA DE LA COMISIÓN EPISCOPAL PARA LA PASTORAL LITÚRGICA

 

CONVOCA:

 

A las Comisiones Provinciales y Diocesanas de Música Sacra, Directores y Profesores de Escuelas de Música Sacra, Profesores de Música Litúrgica en los Seminarios, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas, Seminaristas y Ministros de Música Litúrgica al XXXVI CONGRESO NACIONAL DE MÚSICA LITÚRGICA, del 24 al 28 de febrero de 2014, teniendo como SEDE la Arquidiócesis de Monterrey.

El contenido temático de nuestros Congresos seguirá desarrollándose en el contexto de los 50 años de la Constitución “Sacrosanctum Concilium” sobre la Sagrada Liturgia, para adentrarnos en la comprensión y el espíritu del Año Litúrgico, a fin de vivir con la Iglesia y desde nuestro ministerio musical sus tiempos fuertes. Este Congreso lo dedicaremos a profundizar en el espíritu de la “Semana Santa”.

PRIMERA CONFERENCIA: “Domingo de Ramos, vínculo entre la Cuaresma y el Triduo Pascual”. Ponente: Mons. Felipe Aguirre Franco, Arzobispo Emérito de Acapulco

SEGUNDA CONFERENCIA: “La misa Crismal y la Institución de la Eucaristía”

Ponente: Mons. Gustavo Rodríguez Vega, Obispo de Nuevo Laredo

TERCERA CONFERENCIA: “Viernes Santo, Celebración de la Pasión y Muerte del Señor”

Ponente: Mons. Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla

CUARTA CONFERENCIA: “La Solemne Vigilia Pascual” Ponente: Mons. Francisco Moreno Barrón, Obispo de Tlaxcala, presidente de la DEMUSLI

QUINTA CONFERENCIA: “La Música Litúrgica en la vivencia del triduo pascual”

Ponente: Mons. Robert Tirala, Presidente de la Federación Internacional de Pueri Cantores.

Tendremos, como en los congresos anteriores, diversos talleres: dirección coral, canto gregoriano, órgano, salmodia y edición de partituras. Tendremos también laudes solemnes, conferencias, algunos conciertos, momentos de intercambio y convivencia, y las Celebraciones Eucarísticas.

El Congreso da inicio con la comida del lunes 24 de febrero a las 2:00 de la tarde y concluye el jueves 7 por la noche.  El viernes 8 está organizado un paseo, para concluir con la comida a las 2:00 p.m.  Los conferencistas para este congreso, serán Obispos Mexicanos. Haremos también un espacio para que la Federación Mexicana de Pueri Cantores, vinculada a la Federación Internacional, se presente oficialmente a ustedes.

SEDE: GRAN HOTEL ANCIRA  www.hotel-ancira.com

CUOTA DE INSCRIPCIÓN POR PERSONA:

$ 3,600.00 habitación doble

$ 5,340.00 habitación individual

La llegada está programada durante la mañana del lunes para el registro, acomodo y alguna inscripción extemporánea a reserva de que haya lugar disponible.  Fecha límite para hacer su depósito: 31 de Enero de 2014, después de esta fecha se incrementará 300.00 pesos la cuota.  Favor de realizar el depósito correspondiente en Banamex, número de cuenta: 25094 Suc. 203 Colima, Col. a nombre de Gabriel de Jesús Frausto Zamora.

Informes con el Secretario de la DIMUSLI: Mtro. Gabriel de Jesús Frausto Zamora, 01 (312) 32362 82; Cel. 045 (312) 13 16 211; demusagrada@yahoo.com.mx ; Mtro. Rogelio Vázquez Carmona, rogespe@hotmail.com  o también en la página http://www.facebook.com/ObispodeTlaxcala

Les invitamos a disponernos para vivir intensamente esta experiencia de Iglesia, a fin de dar un renovado impulso al trabajo pastoral que venimos desarrollando en las Provincias Eclesiásticas y Diócesis de México.  Todo está listo para recibirlos ¡Hasta entonces!

Mons. Francisco Moreno Barrón
Obispo de Tlaxcala
Responsable del DIMUSLI

Concierto Navideño

Les comparto algunas fotos del pasado Concierto Navideño que ofrecí con el Coro de Pueri Cantores del Santo Niño Jesús ‘de las Suertes’, el pasado 5 de enero de 2014. También les dejo las notas del Programa de mano que elaboré.  Espero les agrade.

ImageImage

Image

Concierto Navideño

 Luces de colores, musgo, cacahuates, villancicos, piñatas, ponche, nacimientos, pastorelas, arrullos, cañas, velas, colaciones, Nochebuenas, procesiones, escarchas, panderetas, caramelos…

 Cuando escuchamos hablar del Niño Dios invariablemente se nos viene a la mente todo aquello que rodea una época muy especial que tenemos año con año: la Navidad.  Sin embargo, la adoración y veneración al Niño Dios es mucho más antigua de lo que podemos imaginar.  Tenemos datos, ya desde el siglo XIII, que nos narran cómo San Francisco, ingeniosamente hace una representación del nacimiento del Redentor, en lo que sería el primer nacimiento de la historia.  Su objetivo: adorar al Niño Dios, nacido en Belén.  Comenzó así a desarrollarse una gran devoción que tuvo diversas connotaciones en cada época, en cada sociedad y en cada contexto religioso, cultural y hasta político.  Así, hacia el siglo XVII encontramos muy arraigada esta tradición sobre todo en los monasterios femeninos, donde las monjas vertían todo su afecto y su piedad en venerar y cuidar  los Niños Dios que cada una en particular tenía.  En algunos monasterios se hizo costumbre que al momento de hacer su profesión solemne, la monja llevaba con un Niño Dios que ella vestía y cuidaba durante toda su vida religiosa.  Y precisamente en los monasterios del Virreinato se desarrollaron tradiciones fuertemente vinculadas con la devoción al Niño Dios.  Un ejemplo de ello lo encontramos en el Monasterio Autónomo del Dulce Nombre de María y San Bernardo, mejor conocido como ‘El Convento de San Bernardo’.  Desde tiempos inmemoriales los Niños Dios han formado parte de su patrimonio y en torno a su veneración se arraigan tradiciones que van desde la pequeña oración, triduo o novena hasta los arrullos, los cantos y las procesiones.  Los Niños Dios actualmente constituyen una parte importante en la piedad de nuestra vida monacal.

 Y como parte de las tradiciones del monasterio se tienen también tanto los Cantos que preceden a la Navidad, ya sea en el Adviento o en las Posadas, como los Villancicos y Arrullos que se cantan durante la misma.  En la biblioteca musical del monasterio se conservan partituras que en algunos casos superan el siglo de cantarse año con año para celebrar el nacimiento de Cristo.  Y todavía más.   Hay partituras que se guardan desde la época virreinal y que nos hablan de tradiciones y costumbres que todavía siguen vivas entre las hermanas y que el tiempo, con sus más variadas situaciones (Independencia, Exclaustración, Revolución, persecuciones, etc.), no ha podido borrar.

Es así como del repertorio navideño hemos hecho una muy breve selección de piezas, tanto para coro como del repertorio organístico, que nos hacen entrar de lleno en el espíritu navideño y nos dan una pequeña muestra de las tradiciones que laten con fuerza en el monasterio.  Son piezas de todas las épocas pero que significativamente forman un ropaje multicolor que año con año adorna la cuna del Niño Dios.

Sor Beatriz Alceda, O.I.C.

PROGRAMA

  1. Introit: Veni Emmanuel – Pietro A. Yon*
  2. Ven Niño divino – Trinidad Vázquez, S.S.I
  3. Cantemos, cantemos – Ricardo López, S.S.I./Trinidad Vázquez, S.S.I.
  4. Aria Pastorella – Valentin Rathgeber *
  5. Dormidito – T. A. Brambila, F.Sp.S.
  6. Mensaje de ángeles
  7. Joseph est bien Marié – Jean–Francois Dandrieu *
  8. Por el valle de rosas – Miguel Bernal Jiménez
  9. Duérmete ya mi Niño Dios – José Veloz
  10. Adagio del Concierto Grosso, Op. 6 No. 8 en Sol menor – Arcangelo Corelli *
  11. ¡Aleluya, aleluya!
  12. Duerme, no llores – José Guadalupe Treviño, M.Sp.S.
  13. Ofertorio (tema con variaciones) de la Sonata para Navidad – Miguel Bernal Jiménez *
  14. Duérmete Lucero – T. A. Brambila, F.Sp.S.

*Image Piezas para Órgano solo

 ImageImageImage

Sopranos

Aarón Castro Flores

Karina González Meza

Ieshua Antonio León Martínez

Karol Michael Miranda González

Jesús Sherlin Olivares Martínez

Karen Guadalupe Olivares Martínez

Fredy Rodríguez Rodríguez

Mariana Torres Huerta

Jennyfer Medrano Becerril

Jatziri Medrano Becerril

Mesosopranos

Daniela Castro Flores (Solista)

Margareth Eréndira Becerril Aguirre

Yaír Eduardo De la Cruz Ríos

Carlos Daniel Olivares López

Litzi Danae Ríos Palomeque

Arturo Rivera Morán

María Dolores Rodríguez Torres

Gabriela Ruvalcaba Huízar

Jetzy Ruvalcaba Huízar

Andrea Villegas Romero

Jesús Vladimir Villa Valdez

Ameyali Zavala Pérez

Yoloxochitl Villalpando

Coro de Pueri Cantores del Santo Niño Jesús de las Suertes

Monasterio Autónomo del Dulce Nombre de María y San Bernardo

Orden de la Inmaculada Concepción

 

Directora y Organista: Sor Beatriz Alceda, O.I.C.

Asistente: Yoloxochitl Villalpando Canales

“San Pío X: un Papa músico” (Última Parte)

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda, O.I.C.

“San Pío X: un Papa músico” (Última Parte)

Riese, Italia, 1835 – Ciudad del Vaticano, 1914

San Pío X 3Ahora bien, la actividad musical del Papa Pío X en la etapa de su pontificado siguió siendo intensa como cuando era Canónigo, Obispo y luego Patriarca de Venecia.  El Motu Proprio es a la vez el Pórtico por el cual entraron las grandes reformas litúrgico-musicales de su tiempo y, a mi parecer, la gema preciosa que corona toda una trayectoria en este campo, piedra angular y documento capital de su pontificado.  Tal vez haya algunos otros puntos en los que destaca San Pío X, sobre todo en esta última etapa de su vida, pero siempre será recordado como el gran reformador de la música y quien asentó las bases para su ejecución: Santidad, belleza o bondad de formas y universalidad… todo un Código jurídico de la Música Sacra.

Durante su pontificado promovió el canto de los fieles en las iglesias y la formación litúrgico-musical en todas las parroquias.  Entre sus documentos, cartas y exhortaciones más destacadas tenemos:

– Carta sobre la restauración de la música sagrada dirigida al Cardenal Respighi, Vicario General de Roma (8 de diciembre de 1903).

– Breve dirigido a Dom José Pothier agradeciendo el envío del Cantus Mariales (14 de febrero de 1904).

– Carta Encíclica ‘Jucunda sane’ publicada en el XIII centenario de la muerte de San Gregorio Magno y en la que recuerda los trabajos realizados por San Gregorio Magno en la creación de la música sagrada (14 de marzo de 1904).

-Carta al Cardenal Arzobispo de Lion sobre la formación del pueblo en el canto gregoriano para su plena participación (21 de abril de 1904).

– Antes de cumplir el año como Vicario de Cristo promulga otro Motu Proprio sobre la Edición Vaticana de los libros litúrgicos en los que se contenían melodías gregorianas.  Nombra una Comisión especial para examinar los trabajos renovación (25 de abril de 1904).

– Carta a Dom Pablo Delette, Abad de Solesmes elogiando el trabajo de Dom Geranger, precursor en las reformas del canto gregoriano.

– Funda la Escuela Superior de Música Sagrada en Roma. (1 de enero de 1911).

– Un mes antes de su muerte manda que la Escuela superior se titule Instituto Pontificio de Música Sacra y que tuviera autorización para conferir diplomas en Canto Gregoriano, en Composición y en Órgano. (10 de julio de 1914).  Hago un breve paréntesis: Miguel Bernal Jiménez, el gran músico moreliano, (y a quien siempre he admirado), estudió en dicho Pontificio y obtuvo el más alto grado en las tres materias.

Está por demás decir que a pesar de tener más de un siglo de promulgación, y después de las reformas del Concilio Vaticano II seguimos buscando la dignificación de las celebraciones litúrgicas y luchando contra situaciones casi análogas.

Ya para concluir quiero transcribir algunas curiosidades de la vida ordinaria de San Pio X que nos comparte Antonio Alcalde:

  1. Por su vivacidad, espontaneidad, ocurrencia, humor burlesco… San Pío X era llamado ‘el rey de la mesa’.  A uno de sus compañeros que se mostraba demasiado académico, le impuso una pequeña multa por cada vez que dijera la palabra ‘lógica’.
  2. Siendo coadjutor en Tómbolo, construyó bastantes relojes de pared, algunos de los cuales existen todavía.
  3. Era obispo de Mantua, cuando se encontró inesperadamente en el pasillo de su palacio, muy de mañana, con un joven sacerdote que iba a realizar ciertos estudios en el archivo y biblioteca de Mantua.  No encontrando a ninguna de las hermanas, bajó a la cocina con el joven sacerdote y preparó el café.  Mientras lo preparaba y tomaban, hablaron largo y tendido.  Aquellos dos interlocutores serían más tarde San Pío X y S.S. Pío XI.
  4. Urbano VIII había ordenado que los Papas habían de comer solos, sin compañía alguna.  Pero a San Pio X le gustaba comer acompañado; como le indicaron la ordenación de Urbano VIII, contestó: ‘Perfectamente, mi glorioso antecesor dispuso que los Papas comieran solos; estaba en su perfecto derecho.  Ahora yo, con igual derecho, impongo lo contrario…’.
  5. Le gustaba bromear con su apellido Sarto (que en italiano quiere decir sastre).  Le recomendaron a cierto personaje para el capelo cardenalicio.  Parecía que él no estaba conforme y dijo: ‘No puedo contestarle.  Soy Sarto (es decir, sastre), no ‘sombrerero’, aludiendo al capelo que se le solicitaba.
  6. Cuando le llamaban Papa Santo corregía inmediatamente la frase diciendo que se equivocaban en una letra: Papa Sarto, no Papa santo.
  7. A comienzos de agosto de 1914, Pío X, muy afectado por el drama de la guerra que acababa de comenzar, cae enfermo de una bronquitis que le llevará a la tumba el 20 del mismo mes, el día de la primera gran batalla de la guerra, en Mohange (Lorena).  Al embajador austríaco, que le pidió una bendición para las tropas austro-húngaras que se disponían a invadir Bélgica, respondió: ‘Yo bendigo la paz’.

San Pío X 4Hay muchas otras cosas que podrían comentarse sobre San Pío X.  Tal vez en otra ocasión abordemos bien el tema de la escuela de Ratisbona y en contraparte el movimiento ‘Cecilianismo’.  También valdrá la pena volver sobre la gran obra realizada por los monjes de la abadía de Solesmes y todo el movimiento que generó previo a la restauración promulgada en el Motu Proprio de 1903.  Con todo, San Pío X será el gran parte-aguas en la historia de la música sagrada y referente obligadísimo en la dignificación de la liturgia.

“San Pío X: un Papa músico” (Parte II)

Syrigma

Por: Sor Beatriz Alceda Pérez, O.I.C.

“San Pío X: un Papa músico” (Parte II)

Riese, Italia, 1835 – Ciudad del Vaticano, 1914

San Pío X 5En 1875 el obispo de Treviso, Monseñor Zinelli, nombró a su secretario de cámara, Giuseppe Sarto, párroco de Fossalunga, además de director espiritual en el seminario y canónigo en la Catedral.  En 1879 quedó vacante la sede de ‘chantre’ en el cabildo de Treviso y fue ocupada por Don Giuseppe.  Siendo canónigo, en 1882 asistió al Congreso de Arezzo.  Allí habían acudido los principales musicólogos y gregorianistas del mundo entero, para unirse con los monjes de Solesmes contra las ediciones de Pustet de Ratisbona que estaban poco conformes con los trabajos ya realizados por los monjes.  En 1884 fue consagrado obispo de Mantua y en 1891 el papa León XIII lo nombró asistente al trono pontificio.   Siendo obispo él mismo llevó durante algún tiempo las funciones de rector, profesor de Teología y Moral y de Canto Gregoriano en el Seminario.  Quería él mismo enseñar a sus seminaristas la grandeza y el respeto debido a las cosas sagradas.  Es más, en las iglesias de la diócesis de Mantua, los sacerdotes debían preocuparse por la dignidad de la música y por lo mismo les pidió que ‘eliminen alborotos indignos’.  ¡Qué difícil encontrar hasta hoy pastores tan dedicados y comprometidos con la formación como lo estuvo San Pío X al frente de sus diversos ministerios!…  Además, Monseñor Sarto no sólo enfocó sus esfuerzos en el plano litúrgico.  Se sabe que trabajó por los inmigrantes y estudió los problemas sociales de su diócesis.  En resumen, trabajó incansablemente por la formación religiosa de los fieles y particularmente del clero, por la reforma del Canto Gregoriano y por las obras de carácter educativo y social.

En 1892 fue nombrado Patriarca de Venecia por el Papa León XIII.  En este punto me voy a permitir de nuevo citar textualmente a Antonio Alcalde en su ponencia de 2003: “En Venecia, como en Mantua, confesaba en las parroquias, comía con sus curas, visitaba a los enfermos y a los pobres, explicaba el catecismo a pequeños y grandes.  Trabajó en las temporadas cuaresmales como un operario más en la viña.  Los nueve años de su estancia en Venecia predicó el retiro mensual al clero.  Entre cualquier grupo de chiquillos podía encontrarse una tarde al Patriarca, como se le podía encontrar con los gondoleros, con los pescadores, o paseando con la gente más modesta.  Pero antes que a nadie entregó a sus sacerdotes sin reservas su gran corazón.  Repetidas veces salió a pública defensa del honor de algún sacerdote en la prensa.  Con frecuencia les decía a sus curas: ‘Fiaos de vuestro obispo’…”

En el plano litúrgico–musical buscó un retorno a las fuentes auténticas del canto gregoriano y organizó en San Marcos de Venecia la salmodia de las Vísperas del Domingo con la participación activa de hombres y niños.  Deseaba ardientemente que toda la asamblea tomara parte en el Ordinario de la Misa.

El 1 de Mayo de 1895 el Patriarca Sarto publica su carta pastoral sobre el canto y la música en la Iglesia.  En realidad, esta carta pastoral tuvo como origen las fiestas del centenario de la consagración de la basílica de San Marcos.  En el conjunto de celebraciones Don Giuseppe volcó sus energías en trazar un programa espléndido que contenía funciones de culto dignamente celebradas, ‘perfumadas en música limpia’ y un banquete amenizado con composiciones musicales nada menos que de Lorenzo Perosi.  Es por eso que en la ya mencionada carta pastoral toma severas disposiciones que más tarde veremos aplicadas a toda la Iglesia.  Y no se contentó con decretar dichas disposiciones sino que creó una comisión encargada de hacer observar estas normas.  Transcribo parte del texto que llama la atención para este espacio: “El canto y la música sagrada deben inflamar la devoción de los fieles por medio dela melodía y disponerlos a aceptar con mayor presteza en sí mismos los frutos de la gracia propios de los santos misterios solemnemente celebrados.  En consecuencia, la música sagrada, por la estrecha relación que tiene con la liturgia y con el texto litúrgico, debe participar en grado sumo de aquellas cualidades que son propias de este contexto y que pueden reducirse a tres principales: la santidad, la bondad del arte y la universalidad.”  Como podemos ver, esta carta pastoral es muy importante porque es ya un esbozo del Motu Proprio que promulgaría ocho años después y que para algunos de nosotros, el texto nos es ampliamente conocido.

Otra situación con la que tuvo que hacer frente el futuro Papa fue el conflicto con la escuela de Ratisbona.  Había en algunas regiones europeas toda una tendencia (y me atrevo a decir que, a pesar de las investigaciones, todavía sigue esa tendencia) de ejecutar el canto llano, sobre todo en su acompañamiento, con abundancia de acordes de forma que se pierde toda lógica en su fraseo y en sus líneas de expresión.  Ya desde 1833, Dom Prosper Guéranger, abad de Solesmes, rechazó lo que él llamaba el ‘martilleado’ del canto llano.  Él, junto con sus sucesores – Pothier, Mocquereau, y Gajard –, probaron que hay toda una riqueza de fluidez y vitalidad en el Canto Gregoriano y que era falso el fundamento silábico que había en la edición vaticana.  Es por eso que, cuando Pío X fue electo Papa, la restauración del canto gregoriano estaba muy avanzada fuera de las fronteras de Italia.  En este país fue más compleja la restauración debido a su fuerte influencia y tradición teatral y que durante décadas se había extendido en las iglesias y parroquias.

Y es que en realidad, desde el siglo XVIII y todo el siglo XIX la Iglesia fue bastante tolerante con respecto a la música.  La tendencia del ‘estilo teatral’ imperaba en la mayor parte de Europa a pesar de haber sus honrosas excepciones.  Tenemos por ejemplo en España el Padre Benito Jerónimo Feijóo (1676 – 1764), que en sus discursos y ensayos hacía una crítica de lo que se oía en su tiempo en las iglesias; el Rey húngaro, José II (el llamado rey sacristán a pesar de que hizo reformas poco agradables en la Iglesia católica de su imperio),  prohibió las misas con orquesta y mandó hacer un cancionero popular religioso al estilo de los luteranos.  Tenemos otra ilustre excepción: Camile Saint–Saëns (1835 – 1921), organista en París.  Se dice que “fue rogado por su párroco para que cambiara su repertorio severo, puesto que el público que concurría a la iglesia era el que frecuentaba la ópera cómica.  Saint–Saëns contestó al párroco: ‘Señor párroco, cuando yo vea que en el altar hacen lo que en la ópera cómica, tocaré como en la ópera cómica; pero mientras no sea así, no cambiaré de modo de tocar.”

 Hubo tal teatralización de la música en la liturgia, sobre todo en Alemania del Sur y en Austria, que precisamente en esta región nació una corriente que contribuirá e impulsará el retorno a la ‘música sagrada’.  Si nos atenemos a los datos que nos proporciona Antonio Alcalde, “el término ‘Música Sagrada’ apareció por primera vez en un documento eclesiástico, en el Sínodo provincial de Colonia en 1860, y la corriente culminará en 1868 con la fundación por el P. Franz Witt de la Unión General Ceciliana que recibirá desde 1870, con el papa Pío IX, la aprobación oficial de la Santa Sede”.

Los puntos más importantes de esta corriente eran: la distinción total de la música sagrada de la profana; es la que es apta para la majestad de los ritos; la música antigua constituye la auténtica e insuperable música sagrada de la Iglesia y en ella, eminentemente, el canto gregoriano y la polifonía de P. L. Palestrina.  Por lo tanto se rechazarán obras de los siglos XVII y XVIII por no ser gregoriano puro o la polifonía de Liszt y otros contemporáneos por su cromatismo.  Por eso llaman tanto la atención las obras de Lorenzo Perosi, por su estilo a la Palestrina en pleno siglo XX.  Hay que anotar sin embargo, que el papa Pío XII en 1958 amplía considerablemente el concepto de ‘Música Sagrada’ y permite en ello el canto gregoriano, la polifonía sacra, la música sagrada moderna, la música para órgano, y algo verdaderamente novedoso: el canto popular religioso y la música religiosa (Pío XII, Instrucción No. 4).

San Pío X 3Tenemos pues que solamente alguien como Don Giuseppe Sarto siendo ya el Papa Pío X pudo reaccionar con fuerza contra el ‘estilo teatral’ sobre todo el italiano, y lo hizo inmediatamente después de su entronización con la promulgación de su Motu Proprio el 22 de noviembre de 1903.  En este documento tenemos ya la importancia y función de los coros en la liturgia, el destierro total de las formas teatrales y todo aquello que tenga esas reminiscencias.  A mi juicio, uno de los párrafos más importantes del documento es éste:

“Nada, por consiguiente, debe ocurrir en el templo que turbe, ni siquiera disminuya, la piedad y la devoción de los fieles; nada que dé fundado motivo de disgusto o escándalo; nada, sobre todo, que directamente ofenda el decoro y la santidad de los sagrados ritos y, por este motivo, sea indigno de la casa de oración y la majestad divina”. (Motu Proprio, Introducción)…

Continuará…